Maiatzaren 7a, Buenos Aires (Argentina)

Irati

Denbora eten egiten da, xuxurla egiten dugunean, unea da, intimoa, hurbilkorra, mugagabea, barrena ikustarazten laguntzen diguna. Xuxurlak indarrez eta sentimenduz beteriko hitzez eta soinuz osatua dago. Zu eta biok gara une horretan, gara zu eta ni. Eta zuk xuxurlan proposatzen didazun horretan nitasuna urtu egiten da, gu biok bat eginez. Hiriko eta buruko zarata lauzotuz, etenez.

Xuxurlak eman digu bidai honetan kaleko jendearekin erlazionatzeko era berri bat, bidaian baretasuna aurkitzeko aukera, solasean ibiltzeko, neurriz kanpo biluzteko, inprobizatzeko. Eta inprobizazio horretan ibili gara xuxurlatzen, Hego Amerikan barrena, jendearen belarrietara euskal olerkiak eramanez. Gertutasuna sortuz. Eta ari gara inprobizatzen, hizkuntzaren inprobisazioan, euskarak egin baikaitu munduko eta leku bat badaukagu hizkuntzak emana da.

Xuxurla inprobisazio horretan tresna bat baino gehiago da, pentsatzeko beste era bat da, pentsamenduaren giltza da.

 

Garazi

Xuxurla beste espazio eta denbora baterako bidaia da, hitzen mugaz haratago doana. Xuxurla bidaiatzeko modu bat da. Eta gure bidaia xuxurlaz beterik egon da. Edonondik heldu zaizkigu: itsasotik, euriteetatik, umeengandik, lurraren mugimenduetatik, txakur eta katuengandik, txoritxoengandik, tximeletengandik, Argüelloko hontzengandik, suteetatik… Baita sorgin eta aztiengandik. Danak heldu zaizkigu, kausalitatez, elkarrekin konektaturik, kausalitatez, heldu behar zuten unean.

Eta bidaian zehar gu ere xuxurla izan gara. Heldu, bizi eta hurrengorarte alde egin izan dugu une oro, xuxurla berrien bila. Xuxurlaz bete gara eta xuxurla izan gara. Era berean, konturatu gara soinu guztiek ez digutela zertan onik egin eta, horrela, belarrietan min ematen diguten soinuak gure gorputzetik ateratzen ikasi dugu. Xuxurla eta zarata bereizten ikasi dugu.

Orain oso gogotsu eta indartsu sentitzen gara, duela gutxi Jonerekin batera hasi genuen proiektu honetan buru belarri jarraitzeko energiaz. Beraz, orain, hegazkina hartzera goazela, esaldi bakarra esan dezakegu:

“Eta hala bazan ala ez bazan, sar dadila kalabazan eta atera dadila Euskal Herriko edozein plazan”.

 

https://www.youtube.com/watch?v=f1xCaTjJHgU&feature=youtu.be

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Irati

El tiempo se detiene, cuando susurramos, es un instante, intimo, cercano, infinito, aquel que nos acerca a nuestro interior mas profundo. El susurro esta compuesto de palabras y sonidos, llenos de fuerza y sentimiento. Tu y yo somos en ese momento, somos tu y yo. Y en ese susurro yo me derrito, convirtiéndonos en nosotros. Parando barullo y el ruido de la ciudad y de la mente.

En este viaje el susurro nos ha dado una nueva forma de relacionarnos con la gente, la oportunidad de encontrar la tranquilidad, desnudarnos ante la gente sin medida y de improvisar.Y hemos estado susurrando en esa improvisación. Por diferentes lugares de Latinoamerica, llevando poesía vasca a oídos de la gente. Creando cercania. Y seguimos improvisando, en la improvisacion del lenguaje, porque es el euskara quien nos ha hecho un lugar en el mundo, y si tenemos un lugar es gracias a nuestro idioma.

El susurro es mas que una herramienta, es un cambio de pensamiento, es la llave del pensamiento.

 

Garazi

El susurro es un viaje a otro lugar otro espacio, va mas haya de las palabras. El susurro es una forma de viajar. Y nuestro viaje a estado lleno de susurros. Nos ha llegado de muchos lugares: Del mar, del diluvio, de los niños, del movimiento de la tierra, de los perros y gatos, de los pájaros, de las mariposas, de los búhos de Arguello, de lo incendios…hasta de las brujas y magos. Y todo por causalidad, interconectados, de causalidad, en el momento en el que tenían que llegar

Y durante el viaje nosotras también hemos sido susurro. Llegábamos a un lugar, vivíamos el momento y marchábamos, en busca de nuevos susurros. Nos hemos llenado de susurros y hemos sido susurro. Al mismo tiempo, nos hemos dado cuenta que todos los sonidos no nos tienen porque hacer bien y, del mismo modo que hemos aprendido a escuchar los susurros, hemos aprendido también a sacar de nuestro cuerpo los sonidos que nos hacían daño en los oídos. Hemos aprendido a diferenciar el susurro del ruido.

Ahora nos sentimos con ganas y fuerza para continuar a tope con este proyecto que hace más de un año comenzamos junto a Jone. Por eso, ahora que estamos a punto de tomar el avión de vuelta, solo podemos decir una frase:

“Colorín colorado, este cuento no se ha acabado”